×

CÓMO FUNCIONA

1 Envíanos una petición de presupuesto a través de la web.
2 Te informaremos de la mejor opción para tu negocio.
3 Contrata y disfruta.

CONTACTO

Lunes-Viernes 9:00 - 18:00
659 906 617

¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

CREAR MI CUENTA

Moratoria dealquileres de locales de uso comercial

Medidas del nuevo Real Decreto Ley

Condiciones específicas:

La persona física o jurídica arrendataria de un contrato de arrendamiento para uso distinto del de vivienda de conformidad con lo previsto en el artículo 3 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, o de industria, podrá solicitar de la persona arrendadora cuando esta sea una empresa o entidad pública de vivienda, o un gran tenedor – entendiendo por tal la persona física o jurídica que sea titular de más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o una superficie construida de más de 1.500 m2 - en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del Real Decreto-ley, la concesión de una moratoria en el pago de la renta arrendaticia que se aplicará de manera automática y que afectará al periodo de tiempo que dure el estado de alarma y sus prórrogas y a las mensualidades siguientes, prorrogables una a una, si aquel plazo fuera insuficiente en relación con el impacto provocado por el COVID-19, sin que puedan superarse, en ningún caso, los cuatro meses.

Dicha renta se aplazará, sin penalización ni devengar intereses, a partir de la siguiente mensualidad de renta arrendaticia, mediante el fraccionamiento de las cuotas en un plazo de dos años, que se contarán a partir del momento en el que se supere la situación aludida anteriormente, o a partir de la finalización del plazo de los cuatro meses antes citado, y siempre dentro del plazo a lo largo del cual continúe la vigencia del contrato de arrendamiento o cualquiera de sus prórrogas.

En el caso de contratos de arrendamiento para uso distinto del de vivienda cuyo arrendador sea distinto a los definidos anteriormente, el arrendatario podrá solicitar de la persona arrendadora, en el plazo de un mes, desde la entrada en vigor de este Real Decreto-ley el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta siempre que dicho aplazamiento o una rebaja de la renta no se hubiera acordado por ambas partes con carácter voluntario. En este caso se permite el uso de la fianza para que el arrendatario pueda afrontar el pago de la renta con más liquidez.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) del 22 de abril ha dado a conocer las medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, donde se incluyen las medidas para reducir los costes operativos de pymes y autónomos, como es la moratoria del alquiler.

Nuevas medidas: Moratoria alquileres para pymes y autónomos

Aquellos inquilinos cuyo propietario sea gran tenedor, entendiendo que es empresa, entidad pública o persona física con más de diez inmuebles sin incluir garajes y trasteros, podrán atrasar el pago de la renta del alquiler desde el mismo momento, prolongándose el tiempo que dure el estado de alarma, incluidas sus posibles prórrogas y meses siguientes sin que pueda superar los cuatro meses. El aplazamiento no conlleva intereses ni devengo, y se procederá a fraccionar en cuotas que se deberán pagar en un plazo de dos años a partir del momento en que se recupere la situación normal. El pago debe estar contemplado dentro de la vigencia del contrato de alquiler.
Plazos: en un mes desde la entrada en vigor del decreto-ley (23 de abril 2020) y siempre que no se haya cerrado un acuerdo previo antes. Dónde solicitarla: deberá en todo caso, formalizar el acuerdo con el arrendador.

Se puede solicitar en el plazo de un mes desde la entrada en vigor del Real Decreto ley, 23 de abril de 2020, el aplazamiento temporal en el pago de la renta, siempre que no se haya acordado antes. Disposición de la FINANZA como medio de pago: ambas partes podrán acordar el uso de la finanza como medio de pago, siempre que una vez superado el estado de alarma se reponga por parte del arrendatario y tendrá el plazo de un año para hacerlo, siempre dentro del contrato de alquiler.Requisitos que deben cumplir pymes y autónomos para acogerse a la moratoria.

  1. Autónomos:

– Estar afiliado y dado de alta como autónomo cuando se decretó el estado de alarma, el pasado 14 de marzo.
– Su actividad se ha visto suspendida con la declaración del Estado de Alarma.
– Si su actividad profesional no ha sido suspendida, el autónomo debe acreditar que ha reducido sus ingresos al 75%, en relación a su facturación media mensual del trimestre al que pertenece dicho mes en referencia al año anterior.

  1. Pymes:

– No puede superar el total de partidas del activo de la pyme, durante dos ejercicios consecutivos, los cuatro millones de euros. O que el importe neto de su cifra anual de negocios no supere los ocho millones de euros durante dos años consecutivos, o que el número medio de trabajadores durante el ejercicio no sea superior a 50.
– Que la actividad haya sido suspendida por la entrada en vigor del estado de alarma o por órdenes dictadas por la Autoridad competente.

– Por reducción de actividad: deberá presentar una declaración responsable en la que, en base a la información contable y de ingresos y gastos, se haga constar la reducción de la facturación mensual en al menos un 75%, en relación con la facturación media mensual del mismo trimestre del año anterior.

– Ante la suspensión de la actividad, la pyme o el autónomo deberá acreditar mediante certificado expedido por la Agencia Tributaria o el órgano competente de la comunidad autónoma sobre la base de la declaración de cese de actividad declarada por el interesado.

– Mostrar sus libros contables al propietario para acreditar la reducción de la actividad

Las pymes o autónomos que hayan disfrutado de la moratoria en el pago y no se encuentren en situación de vulnerabilidad, serán responsables de daños y perjuicios, gastos generados que hayan podido producir derivados de la aplicación de las medidas excepcionales.

Formulario de contacto
SUBIR